Luis Miguel, el resucitado

blogerredas 12 Octubre 2010 0


Cuantas suspicacias. Cuantas hipótesis infundadas y sin peso. Cuantos rumores sin sentido: qué estaba muerto, que era un enfermo terminal, que su carrera había terminado… Lo cierto es que el rey de los boleros, Luis Miguel, esta más vivo que nunca. No lo den por vencido ni aún vencido…

El “Sol de México” reapareció con nuevo disco, gira y novia. Mira vos. En el mítico templo del pop, el Colosseum del casino Caesar’s Palace de Las Vegas, Luis Miguel retornó a su segunda casa; y es más: prepara gira con su nuevo disco titulado Luis Miguel, que la semana pasada fue número uno de álbumes latinos de Billboard.

Nunca quedó claro. Debe ser porque Luismi siempre le escapó a las revistas del corazón. Su ejército de guardaespaldas y su vida de (verdadera) estrella de la música internacional nunca dejaron que el tenga una vida dentro de los medios. Luis Miguel, de 40 años, apodado el Sol de México, miembro de la realeza pop latina, fue hospitalizado en Los Ángeles en abril. No dio información al respecto e Internet, con sus blogs y redes sociales.

Que una bacteria pulmonar, complicaciones de la cirugía plástica, desintoxicación… Cualquier hipótesis era buena. Hasta tuvo que intervenir su amigo, también sufridor de rumores, Alejandro Sanz, para aclarar en su Twitter: “Luis Miguel está perfectamente de salud”. La madre de sus últimos dos hijos, su ex pareja Aracely Arámbula, dijo, lacónica: “Mi familia está toda bien”.

En la rueda de prensa en la que anunció su nueva tanda de conciertos se presentó así: “Encantado de estar vivo”. “No me pareció propio ni adecuado salir a aclarar tantas versiones como lo de mi muerte porque hubiera sido caer en el mismo juego. Que lo aclaren los que lo inventaron”, dijo, desafiante, con una gran sonrisa en el rostro.

Las supuestas muertes y las relaciones sentimentales de Luis Miguel copan más páginas de prensa escrita y más horas de televisión que sus muchos éxitos musicales, premiados con 10 galardones Grammy, seis de ellos latinos.